La muerte y los estados del bardo


La muerte y los estados del bardo

 

Una de las cosas que más intrigan al ser humano, es qué sucede en el momento de la muerte, o qué sucede después de la muerte.

No tenemos una información fidedigna de que sucede realmente, a pesar de que, de alguna manera, cada vez que nos alcanza el sueño y dormimos, en realidad estamos experimentando  exactamente lo mismo que sucede después de la muerte, con la única diferencia de que cuando morimos, el sueño dura 49 días y 49 noches, al cabo de los cuáles, la persona retorna a una nueva matriz, normalmente humana, pero según el karma, si dicha persona ha agotado su ciclo de existencias como ser humano, renacerá en la matriz de un animal o un ave.

En el peor de los casos, renacerá como un “espíritu ávido vaga mundo” o en el reino de los demonios, en el reino mineral sumergido. Todo dependerá de si la persona ha concluido su ciclo existencial humano y de su karma. Todo dependerá de todo lo que ha hecho en vida y de su grado de despertar, de su grado de consciencia.

Lo normal es que las personas, dado que no hacemos un trabajo voluntario para despertar la consciencia, ésta se vaya perdiendo, existencia humana tras existencia humana, en las 108 existencias que dura un ciclo existencial como ser humano.

Al cabo de esas 108 existencias, si la persona no ha realizado ningún trabajo para despertar su consciencia, si no se ha elevado, si no se ha iluminado, si no se ha liberado de los apegos y los deseos mundanos, renace inevitablemente en uno de los siguientes reinos inferiores del Samsara, por debajo del estado humano.

Por debajo del estado humano, existen tres reinos inferiores en donde podemos renacer de acuerdo al grado de consciencia y al karma:

El reino de los animales, el reino de los espíritus ávidos (Pretas) y el reino de los espíritus violentos o demonios (Naracas)

Existen dos reinos inferiores, que son superiores al estado humano: El reino de los semidioses (Asuras) y el reino de los Dioses (Devas). En estos reinos encontramos el reino de manifestación del algún tipo de civilización superior,  extraterrestres de tipo inferior que viven, generalmente en otros planetas, aunque los de tipo inferior viven también en el nuestro.

Estos dos reinos(el de los Asuras y el de los Devas), siguen siendo reinos que están por debajo del reino de los Budas y Bodisattwas (en el budismo e hinduismo), o del reino de los Ángeles y potestades (en el cristianismo)

En el reino de los Budas, ángeles, arcángeles, potestades….no existe un renacimiento con un cuerpo físico o molecular, sino, un cuerpo más bien de tipo energético, de plasma, que en algún momento puede condensarse y tomar forma en el plano físico.

paraiso_de_los_buda

Sea como sea, una vez que una persona muere con su cuerpo físico,  la vida continúa, de una u otra manera, la mente renace y no para de renacer en una rueda existencial incesante de renacimientos y muertes, dentro de los seis reinos inferiores del samsara.

Para que una persona pueda abandonar el samsara y pueda renacer en un estado angélico o búdico, tiene que lograr la iluminación, de lo contrario solo puede renacer en los tres reinos inferiores al estado humano: animales, espíritus ávidos y demonios.

Los seis reinos del samsara, de arriba a abajo, son:   Reino de los Devas, reino de los Asuras, reino de los humanos, reino de los animales y plantas, reino de los espíritus ávidos y reino de los demonios o espíritus violentos.

rueda_del_samsara

Rueda del Samsara

Se dice que si apilásemos todos los huesos de los diferentes cuerpos que hemos tenido desde que hemos ingresado en el reino de samsara, dentro de los seis reinos inferiores del samsara en donde renacemos con cuerpo físico y si redujéramos esos  huesos  a cenizas prensadas, podríamos construir una montaña mucho más grande que cualquier montaña de la tierra.

Los diferentes reinos del Samsara fueron formándose  según fue condensando y formándose el planeta.

El planeta primero fue un gas, luego un plasma, luego fueron condensando los elementos, delimitándose y luego surgieron sobre la tierra las plantas, luego los animales y finalmente entró en manifestación el ser humano, como una condensación o manifestación física del reino de los mismos Dioses o Devas que formaron el planeta.

Toda manifestación física deviene siempre de un plano energético superior, en donde ya existe la mente y la conciencia. En algún momento esa mente y esa conciencia deciden formar parte de un plano físico, que previamente ella misma ha creado, organizando y dando forma a la materia caótica y dispersa del  universo.

Por tanto, nosotros, cada uno de nosotros tiene una existencia física y otra paralela, en otros planos de existencia, en donde seguimos existiendo como seres de otro plano existencial más elevado, y a donde retornaremos una vez concluyamos nuestro tiempo “aquí abajo”.

Cada uno de nosotros tiene una estrella esperando por nosotros, tiene a su real ser esperando, nuestra existencia es solo parcial e incompleta. Aquí abajo nos parecemos más bien a granos de polvo, comparados a los que somos realmente  en el mundo del espíritu.

Cada uno  de nosotros es un simple grano de polvo, con una mente pequeña, que  cree que existe separada de un todo, de una Mente Universal en donde hay infinidad de moradas eternas e infinitas.

Hemos abandonado la morada de nuestro Padre, por la guarida o madriguera de unos ratones de alcantarilla. Esta es la verdad.

 

 

Pero bueno, volvamos a nuestra pregunta, ¿Qué pasa cuando uno fallece, qué sucede?

Cuando una persona fallece,  puede hacerlo de diferentes maneras: de forma apacible, de forma brusca o de forma traumática, de la misma manera que cuando una persona despierta del sueño de la noche.

De la misma manera que una persona que ha estado soñando, despierta suavemente, abre los ojos, da un par de vueltas en la cama, luego  se incorpora y prosigue o comienza su actividad diaria, movido por sus deseos, pensamientos y responsabilidades y quehaceres…, la persona que fallece de manera dulce, lo hace de la misma manera que cuando uno se queda dormido, es decir, no sabes que te has quedado dormido, no sabes que te has muerto y por tanto, crees que sigues viviendo, aunque en realidad estás soñando, y sigues haciendo lo que hacías mientras vivías, sin darte cuenta de que has fallecido.

No existe diferencia alguna entre un sueño y la muerte.

Y es más, cuando soñamos, creemos que estamos viviendo, porque en realidad seguimos haciendo lo mismo que cuando estamos despiertos.

La única diferencia entre un sueño y el estado de vigilia es, que no existe ninguna diferencia.

El ser humano cree que está despierto, pero en realidad sueña, tanto de día como de noche y cuando muere, creé que está vivo para, al cabo de uno días, después de su fallecimiento, empezar a darse cuenta de que algo raro pasa. Después de esta sensación de que “algo raro pasa”, que dura unos tres días, empieza el desconcierto y la toma de consciencia de que algo ha sucedido. Entonces, empieza a creer que está soñando y poco a poco ese sueño da paso a una  pesadilla, porque la persona ve que en realidad no puede regresar a su cuerpo, no puede despertar. Entonces, la persona empieza a vagar de un lado para otro, comprueba que su cuerpo yace en la cama o enterrado, que las personas lloran a su alrededor y no comprende nada de lo que pasa, sigue pensando que es un sueño de mal gusto, un sueño que se convierte poco a poco en pesadilla.

A partir de ahí, a partir del séptimo día mas o menos, la persona comienza a experimentar miedo, pánico y terror y dado que esa persona no ha tenido ningún tipo de información de lo que sucede después de la muerte y tampoco ha tenido en vida una experiencia que le haya permitido identificar que el cuerpo no es la mente ni el espíritu, esta persona empieza a vivir mentalmente una serie de experiencias de pánico y terror que no son más que las proyecciones que tiene almacenadas en su subconsciente, acerca de la muerte.

El miedo y la ignorancia hacen presa de la mente o conciencia del individuo fallecido y a partir de ahí se suceden una serie de experiencias más bien terroríficas en su tránsito hacia el otro lado.

Comienza a ver sus propias proyecciones mentales, empieza a imaginar cosas y ve otras que identifica con miedo y terror.

vajrapani

vajrapani

Esto es lo que le sucede a la gran mayoría de las personas y aún mucho peor si esa persona ha sido asustada en vida con cuentos del infierno y demás, cosa que como ya sabemos, son muy típicas de algunas religiones, sectas y grupos similares, que creen que el ser humano no tiene ya bastante sufrimiento en vida, como para atemorizarle y hacerle sufrir después de fallecer.

Ya hemos hablado en otras ocasiones acerca de la muerte y no me cansaré de decir lo siguiente:

“No hay nada que temer, todo continúa, lo único verdaderamente temible es la ignorancia, el propio miedo que es quién nos hace imaginar cosas raras y temibles”

El proceso de la muerte dura solo 49 días, al cabo de los cuáles, la persona reingresa a una nueva matriz, humana o animal y solo en el caso de que la persona tenga una mente muy sucia y un karma muy malo, o que haya sido sugestionada de manera negativa, es de esperar que su propia mente le haga imaginar y vivir cosas terribles o indeseables.

Es el estado de la propia mente la que crea el mundo en que vivimos o en el que renacemos.

Si una persona tiene que renacer en estado animal, porque ha agotado su ciclo de existencias como ser humano, si esa persona fue bueno con los animales, les dio de comer, los trató bien, no mató animales, no comió de su carne, entonces su karma será un karma bueno y renacerá como un animal de compañía, o como una especie protegida, o como un animal superior o un ave, por ejemplo. No hay nada de malo en renacer como un animal, de la misma manera que renacer en estado humano puede ser tan horrible como renacer en el infierno, todo depende el karma.

Si esa persona mató animales o comió carne, bueno, pues a lo mejor tendrá que pasar por esa experiencia si renace como un animal, de la misma manera que hay personas que mueren asesinadas, porque en el pasado asesinaron o causaron la muerte a otras personas.

A día de hoy, si existe el sufrimiento en la tierra, tanto de los animales como en los seres humanos, es por el propio hombre principalmente.

Si una persona tiene que pasar por pruebas para purificar su mente y su karma anterior, pues, que le vamos a hacer, es inevitable. Pero otra cosa es atemorizar y asustar o amenazar con un castigo eterno, un infierno eterno.

Incluso si tuviésemos que renacer en el infierno, sería con el único objetivo de ver nuestras propias proyecciones mentales y en todo caso, nada de eso sería eterno, no duraría más allá de lo necesario para que la mente, una vez impactada lo suficiente, tenga una nueva oportunidad para renacer de nuevo, en estados más superiores, hasta alcanzar de nuevo el estado humano, en donde de nuevo tendría una nueva oportunidad para liberarse del samsara.

El samsara es como el tambor de una lavadora en la que nos hemos metido si querer, dando vueltas y más vueltas, en un programa de lavado del que llega un momento en que, inevitablemente terminaremos hartos, verdaderamente.

Salir de ese tambor giratorio es la finalidad de la ciencia del Dharma que enseñó el Buda, del conocimiento y por eso es tan importante que nos esforcemos en estudiar y practicar este conocimiento.

buda

El Dharma del Buda

El Dharma no es una religión, es una ciencia, mucha más sofisticada y más vieja que la falsa ciencia materialista, es una ciencia destinada a la liberación de la mente y del espíritu, para lograr retornar a un estado de manifestación más elevado, menos grosero y más sutil, pero incluso más real e incluso palpable, con otros sentidos también más elevados.

Existen muchas más cosas que podríamos hablar acerca de lo que sucede en los estados post-morten, en el Bardo de la Muerte física, pero lo importante es que no debemos tener miedo, que la muerte es como un sueño y, en algunos casos, debido a   la ignorancia, como una pesadilla, pero nada más.

Si una persona muere no hay nada que temer, es como quedarse dormido, nada más, durante 49 noches.

Durante ese tiempo, existen entidades superiores que asisten a los fallecidos para que puedan transitar ese proceso con el menor sufrimiento posible y puedan retornar de nuevo a este mundo, si es que esa persona tiene que retornar, porque puede darse el caso de que esa persona haya trabajado muy duro y haya purificado su mente durante unas cuantas existencias, entonces se le brinda la oportunidad de renacer en otro plano existencial más elevado.

angeles

Lo normal es, que después de pasar el proceso de miedo y pánico, se empiece a vislumbrar una especie de “luz azul amarillenta” y de ahí en adelante, nos empezamos a familiarizar con la energía sutil que emana del campo vital y del aura de las Almas que nos asisten y que desean ayudarnos para mostrarnos el camino que ellas ya conocen y que todos conocemos, porque ya hemos pasado por eso infinidad de veces.

En muchos casos se tiene la sensación de ir por una especie de túnel oscuro en donde al final se vislumbra una luz que nos señala el camino a donde ir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todo este proceso se vive de manera inconsciente en la gran mayoría de las personas, pero hay personas que pueden pasar al otro lado de manera consciente, en estado de meditación.

Esto es una práctica muy común por parte de los grandes Lamas del Tíbet y Yoguis de la India.

Si una persona está acostumbrada a meditar y siente que su momento está cerca y tiene fuerzas para sentarse y mantenerse en meditación, puede abandonar su cuerpo y transitar de manera consciente al otro lado y vivir todo su proceso de manera no traumática y verificar, que en realidad, sigue viviendo y que lo único que sucede es que va a mudar su piel, como lo hace una serpiente, va a renovar su carcasa física vieja y deteriorada, nada más. E incluso, puede ser consciente del momento en que ingresa en una nueva matriz, puede elegir el lugar y la familia en donde desea renacer…pero esto ya es solo posible cuando uno es una persona muy cualificada y tiene algún cometido que cumplir. Esto solo lo hacen los maestros iniciados. Lo normal es que la mayoría de nosotros no tenemos esta libertad de escoger.

También es posible pasar al otro lado de manera consciente, si la persona ha practicado el desdoblamiento consciente en cuerpo astral, porque esto es posible si se conocen algunas técnicas, de las que, de momento, no nos pararemos a hablar.

No obstante, si quiero hablaros de una sencilla técnica que podemos practicar cada vez que vallamos a dormir y que puede ayudarnos a salir conscientemente en  cuerpo astral y que puede ayudarnos además, cuando nos llegue la hora de transitar al otro lado, para transitar  con tranquilidad

Práctica para salir en cuerpo astral y para el momento de la muerte

Cada vez que vallamos a dormir, acostémonos con los brazos cruzados encima del pecho,  o con una mano en el estómago y otra en el pecho y digamos lo siguiente:

“En la casa de mi padre hay muchas moradas, la muerte no existe”

“Mi cuerpo es una carcasa que dejo pero puedo volver”

“La muerte es un solo un sueño que abrazo despierto y con tranquilidad”,

“En la casa de mi padre hay muchas moradas y allí ahora voy”

”YO no soy un cuerpo, soy libre”

”Puedo regresar en el momento que lo desee”

Repita cualquiera de estas tres frases al acostarse y quédese dormido repitiendo alguna de ellas. ¡Hágalo todas las noches con fe!

Si tiene algún familiar o amigo al que pueda asistir en el momento de la muerte, tome su mano, ponga una mano en su frente y repita, si la persona es creyente:  “En la casa de mi padre hay muchas moradas””Puedes regresar cuando lo desees”.

Le ayudará estar tranquilo y a no experimentar temor en el tránsito del Bardo.

No se le ocurra llorar ante una persona fallecida, si no quiere complicar su tránsito al más allá.

“LA MUERTE NO EXISTE, SOY LIBRE” “En la casa de mi Padre hay muchas moradas””Puedo regresar cuando lo desee”

 

Seoan Judith Nath.  22 de abril de 2016.   16:33 Pm

 

 

 

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La muerte y los estados del bardo

  1. Mavel aray dijo:

    Me gusta , todo lo referente al tema de la muerte y el desdoblamiento, me gustaría recibir información al respecto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s