Las contracturas físicas


Las tensiones emocionales, mentales y físicas

Toda tensión muscular tiene su origen en una tensión emocional o mental, y toda tensión emocional o mental tiene su origen en una presión de algún miedo o en la represión de algún deseo.(Excluimos las tensiones musculares producidas por la actividad o los esfuerzos físicos)

Toda tensión muscular es, pues la cristalización de deseos reprimidos o miedos que originan preocupaciones, temores, ansiedad, angustias…

Toda tensión emocional o mental mantenida durante mucho tiempo origina tensiones musculares que mantenidas durante el mismo tiempo, terminan convirtiéndose en contracturas, contracción y endurecimiento de alguna parte de nuestra musculatura de una forma permanente.

Estas tensiones musculares originan estrangulamientos en los nervios y arterias que recorren dichos músculos, produciendo dolor o adormecimiento, por causa del estrangulamiento e inflamación del nervio asociado al músculo en cuestión, o bien,  adormecimiento o dolor de extremidades o zonas a donde va a parar dicho nervio o nervios, aprisionados en una parte de su recorrido por una contractura alejada de la extremidad en cuestión.

El aprisionamiento de una arteria o venas o vasos capilares, impide que la sangre llegue o circule adecuadamente hasta a algún órgano. Las consecuencias de estos bloqueos, ya sean puntuales o frecuentes, no se hacen esperar.

Es lo que suele suceder con las contracturas de las vértebras cervicales, los nervios aprisionados que van a parar a los brazos, por ejemplo, hacen que estos se sientan como dormidos. Las contracturas cervicales impiden, además, que llegue adecuadamente la sangre a nuestro cerebro.

Una contractura es sumamente peligrosa por esto, porque puede producir lesiones en nuestro sistema nervioso, incluido nuestro cerebro. No digamos ya en el sistema vascular, el sistema motriz y articular y óseo o en algún órgano interno, volvemos a insistir.

Las contracturas suelen originarse normalmente cerca de las cervicales, en el cuello, en los hombros, omóplatos o periferia de estos, pero casi siempre cerca de la musculatura cercana a la columna vertebral, de la zona dorsal hacia arriba, hasta la zona cervical y el cerebro.

Todas las tensiones que acumulamos en la zona dorsal y en nuestras cervicales van a parar al cerebro, a través de los músculos del cuello y a través de la medula espinal.

Las tensiones mantenidas en el cerebro por largo tiempo dan lugar a muchos y arriesgados problemas, desde dolores de cabeza, migrañas, vértigos, desmayos, perdida de memoria, falta de concentración…hasta problemas de lesiones irreversibles en nuestro cerebro que derivan en enfermedades nerviosas diversas, como la misma depresión y la esquizofrenia,ataques epilépticos y convulsiones, alucinaciones… o también, enfermedades motrices nerviosas, como el parkinson, temblores, tics nerviosos, falta de coordinación motriz, parálisis, problemas de desgaste o desviaciones de tipo óseo y articular, deformaciones, escoliosis, dolores diversos de todo tipo…

Desde niños venimos acumulando tensiones nerviosas, que  cuando somos niños, estas se localizan en el estomago y en el corazón especialmente, no tanto en el cerebro, pero ya empiezan a producirse contracturas. A medida que nos hacemos mayores,dichas contracturas se van haciendo más duras  y resultan fácilmente palpables a través de las manos.

De niños acumulamos ansiedad y tensiones emocionales que se localizan en el estómago y en el corazón y en la voz, que se vuelve temblorosa y de mayores, además, mentales, que se localizan en el cerebro.

La ansiedad, la preocupación, la angustia y todo aquello que origina tensión en nuestro sistema nervioso y muscular son originados por el miedo y por los deseos concientes o no, recientes o no, es decir, sean estos del pasado, del presente o del futuro.

Es importante que aprendamos a relajarnos, para evitar que se formen estas contracturas musculares.

Existen técnicas eficaces para relajar el cuerpo, las tensiones físicas, pero no debemos olvidar, que éstas están asociadas a tensiones emocionales y mentales debidas, como ya dijimos, a deseos y miedos sutiles o inconscientes que vienen casi siempre ya desde la niñez.

Es cuando niños, cuando se forman la mayoría de nuestros miedos, traumas, complejos, fobias, manías y obsesiones,etc., que ahora, que somos adultos, nos atormentan o limitan de alguna manera en nuestra forma de ser, expresarnos y en la posibilidad de realizarnos en la vida y conducirnos de una manera sana y feliz, sin traumas, sin complejos, sin limitaciones o taras emocionales, físicas o mentales.

Relajar el cuerpo es relativamente fácil, a nivel superficial al menos, pero para hacerlo a nivel profundo es más complicado, pues relajar la mente o las emociones ya no es tan fácil, porque los miedos y los deseos que originan ansiedad e inquietud, escapan a nuestro control con suma facilidad, especialmente cuando estos operan a nivel subconsciente.

Por este motivo no es del todo fácil  relajarse totalmente y sentirse en paz plenamente y por ese mismo motivo, toda técnica que intente relajar el cuerpo o la mente y las emociones estará incompleta si no nos adentramos en la practica de la meditación.

Una de las razones por las que la mayoría de las personas toman alcohol o toman drogas, es porque buscan la manera de deshinmibrse y relajarse…pero bueno, esto nos aleja del tema.

Debemos también de intentar comprender, que todo lo que nos sucede tiene un origen en el espacio y en el tiempo, tiene una causa. Esto es lo que llamamos karma, palabra que define la relación que existe entre el presente y el pasado, o el presente y el futuro, las consecuencias de algo que hacemos, decimos o pensamos y sus consecuencias en el tiempo, la relación causa y efecto de todas las cosas, el origen de algo pasado o presente y sus consecuencias en el presente o en el futuro.

Todo lo que sucede tiene una causa, todo acto, pensamiento o palabra, consciente o no, cristaliza en el tiempo y vuelve como un boomerang, para darnos el resultado.

Por esto, es imprescindible compensar el karma y para ello, es del todo necesario que nuestras acciones, pensamientos y palabras sean adecuados para zanjar los errores del pasado.

Hace tiempo escuché a un Lama lo siguiente:

“A cada segundo estamos generando karma negativo con nuestra mente, cada pensamiento tiene más poder que un puñetazo o un grito. Un pensamiento puede viajar sin límite y destruir a una persona o a un grupo de personas y desencadenar accidentes y desastres”.

“Las personas no tienen la más mínima consciencia del poder del pensamiento y por eso no le dan importancia a la necesidad de dominarlo con la práctica de la meditación”.

“Del pensamiento, además, surgen las emociones y todo lo que decimos y todo lo que hacemos”.

“La gente habla sin cesar sir reparar en las palabras.Las palabras tienen la energía de las emociones y de los pensamientos. Por eso, la palabra es muy poderosa, porque está acompañada de mucha energía, tanto emocional como mental. Pero, a diferencia de la mente, la palabra no puede llegar más lejos que un pensamiento. Esa es su única limitación, pero por lo demás, es igual de importante”.

Hasta aquí las sabias palabras de este gran lama.

Somos verdaderas víctimas del pasado, el pasado nos marca  y condiciona nuestro actual presente, sin apenas posibilidades de cambiarlo, dada la dificultad que entraña descubrir el pasado, que puede hacerse, pues todo lo pasado está en nuestra mente.

El camino de la liberación y de la felicidad no es un camino de rosas sin espinas, requiere esfuerzo y dedicación, empeño, lucha, sacrificio, pero vale la pena.

No debemos sentirnos derrotados y dar todo por perdido, hay soluciones, hay esperanza, pero con esfuerzo, no sin él.

Cuando una persona está realmente harta en su vida de algo y desea cambiarlo, es raro que no aparezca algo o alguien que pueda ayudarnos.

Cuando una persona desea un cambio y está dispuesta realmente a ese cambio, aparece la ayuda y solo nuestra ceguera, o nuestra terquedad puede impedirnos reconocer o aceptar esa ayuda invisible, a veces.

Algo o alguien aparece en nuestra vida para darnos la oportunidad de abrirnos, enseñarnos algo nuevo, un remedio, una alternativa, una solución a nuestros problemas o conflictos. ¿Estaremos realmente dispuestos, abiertos, receptivos, estaremos dispuestos a probar algo nuevo, algo diferente, estaremos dispuestos a confiar, a abrirnos, a soltarnos, a buscar?

Es importante abrirse a ideas y sugerencias nuevas, es importante abandonar a veces , nuestra manera inflexible de pensar, ser y comportarnos para que podamos recibir y aprovechar ese tren que aparece en algún momento de nuestra vida, para cambiar nuestro destino, el curso o trayectoria invisible de nuestra vida. Tal vez un libro, que cae en nuestras manos, o alguien que aparece en nuestra vida, puede ser ese tren, que llevamos tanto tiempo esperando.

Bien, hemos empezado hablando sobre las tensiones musculares y ahora, me gustaría hablar de una técnica llamada “desbloqueo cervical”

El artículo anterior, en donde iba a hablarde dicha técnica  quedó inconcluso, por falta de tiempo y circunstancias inconvenientes, que de momento siguen sin ser solventados para poder seguir escribiendo en este blog.

Casi todas las personas acabamos convirtiéndonos en náufragos en la vida y todos necesitamos a alguien que nos ayude a regresar. La labor de ayudar tiene un valor inestimable como seres humanos y es una fuente de gran satisfacción. Probadlo, salgamos de nuestra burbuja de egoísmo e ignorancia y podrémos ayudar y ser ayudados.

Todo lo que escribo es fruto de la experiencia, no es el fruto de leer libros ni de imitar o repetir lo que otros dicen o enseñan. Escribir requiere tiempo, dedicación, esfuerzo intelectual, pasar frío delante de un ordenador hasta altas horas de la noche, pero también experiencia y dedicación en la práctica de la meditación.

Mis problemas son de índole económico, al no tener ningún tipo de apoyo para continuar escribiendo y no abandonar la práctica de la meditación. Lamentablemente, hasta ahora no he hallado a nadie que desee ayudarme. Supongo que tal vez nadie le encuentre valor alguno a nada de lo que escribo.

La vida adquiere un sentido verdaderamente interesante y noble cuando nos entregamos, de alguna manera a ayudar y a enseñar a los demás.

Hay muchas maneras de ayudar a los demás, según sus necesidades y según nuestras posibilidades y recursos, no solo materiales, sino también, de acuerdo a los valores que tenemos o tengamos de generosidad, comprensión, sabiduría y compasión.

En este sentido, hay mucha gente que tiene poco y da mucho y hay quién tiene mucho, aparentemente, y no da nada. Existen pobres ricos y ricos pobres.

Es infinitamente más rico aquél que da, siendo pobre, que aquel que da(o no), siendo rico.

La generosidad nos hace ricos, verderamente ricos, lo mismo que la amabilidad, la sabiduría y la compasión.

Cada cuál debe dar, si lo desea, aquello de lo que tiene a quién lo pide y principlamente, a quién lo necesita.No se trata de dar sin más, ni dar por dar, o simplemente porque nos hayan dicho que es bueno, no se trata de hacer negocios con el karma, ni dar para sentirnos con la conciencia tranquila y esperar por ello la salvación y el perdón de todos nuestros pecados.

Hay personas que se regocijan cuando dan o ayudan a otros, no piensan, simplemente actúan y su corazón se regocija. Dar y ayudar es en realidad una actitud natural del ser humano, que hoy hemos perdido. Hemos pedido el sentimiento humano de ayudar a nuestros semejantes y en su lugar, hemos adquirido la costumbre de juzgar y  culpabilizar y apedrear al que está en el suelo, en vez de ayudarlo a levantarse.

No podemos dar de aquello que no tenemos, o aquello que no conocemos, pero es claro que algo podemos dar, y que hay alguien esperando ser ayudado, tal vez por nosotros mismos. Podemos ser útiles en nuestra vida, debemos de encontrar la manera de serlo.

Solo así nuestra vida adquirirá un verdadero sentido, no es siendo egoístas y cerrándonos en nosotros mismos, en una burbuja llena de egoísmo y egocentrismo, como podremos encontrar el sentido de la existencia, no, así no.

Es muy importante comprender la necesidad y la importancia de apoyar y de ayudar a aquellos que ayudan. Al hacerlo, nos convertimos en colaboradores y en cómplices de buenas acciones.

Intentaré proseguir y acabar el artículo en donde trataremos la técnica del desbloqueo cervical y el punto mágico de la ansiedad de la mano izquierda.

¡Hasta pronto!

Seoan Judith Nath   9 de marzo de 2016

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s