Los tres fuegos del carácter(Actualizado)


Los tres fuegos devoradores

Hay tres clases de fuego abrasadores que originan enfermedades mentales en el ser humano: EL fuego descontrolado del deseo sexual, el fuego del orgullo y el fuego de la ira. Existen otros fuegos, como el fuego de la envidia, de los celos, sumamente destructivos, pero en realidad son consecuencia de los tres fuegos  principales.

Los tres fuegos en realidad devienen de uno solo, el fuego descontrolado o ávido sexual.

Todos los fuegos son avivados a través de los alimentos que avivan al fuego y que penetran en el organismo  Psico- físico de modos diferentes:

A través de la excitación de la boca

A través de la excitación de la vista

A través de la excitación del olfato

A través de la excitación del oído

A través de la excitación del tacto

A través de la influencia o excitación mental o telepática de otras personas

El fuego del deseo sexual, del orgullo y de la ira, pueden  atenuarse si disminuimos  la excitación o estímulo de la vía de entrada del alimento de los sentidos, ósea,  las sensaciones o percepciones sensoriales y si nos aislamos de la influencia mental de otras personas que tengan esos fuegos avivados dentro de sí.También si disminuimos la ingesta de alimentos que tengan exceso de fuego(carnes, azúcares, grasas  y sus combinaciones)

Una vez que el fuego se ha avivado, podremos atenuarlo de diversas maneras:

Dejar que arda y se extinga y  se atenúe por sí solo. (Si es muy intenso puede llevarnos la locura y no apaciguarse jamás)

Aislarse de los estímulos.

Aislarse de la influencia mental de otras personas

Transmutar el fuego o deseo con la respiración  y la meditación, o con la vibración de mantras y sonidos, incluida la música relajante, los cantos y las alabanzas

Atenuarlo o apaciguarlo o transmutarlo con el ejercicio que estimule la circulación y la respiración (caminar largo tiempo, taichí, chikung, yoga, nadar, postraciones), pero evitando el ejercicio de tipo anaerobio y aeróbico muy intenso (correr, hacer pesas, trabajos de gran esfuerzo y en general, aquellos esfuerzos intensos y repentinos que provoquen una gran sudoración y aceleren el latido del corazón)

Tomar alimentos que atenúen el fuego y que no lo aviven, como el agua pura, verduras y frutas

Evitando alimentos que avivan el fuego como la carne y los azúcares y las grasas, así como alimentos de naturaleza estimulante, excitante,  agresiva, anabolizante o afrodisíaca.

Combinar adecuadamente los alimentos.(Le sugiero que lea el artículo titulado“la combinación de los alimentos”)

Alimentarse de impresiones sensoriales relajantes, (como el contacto con el agua, masajes, sonidos relajantes, música relajante, conversaciones relajantes, leer algo relajante, ver algo relajante (paisajes naturales, pinturas agradables…), oler algo relajante…

Por último, es también importante para apaciguar los fuegos del carácter, tener un buen descanso durante el sueño, aunque se duerma pocas horas, así como llevar un ritmo adecuado diario, acorde con los ritmos de la naturaleza.

De todo lo anteriormente enumerado, debemos destacar la importancia del Prana. Tiene que existir un equilibrio entre el Prana (oxigeno en la sangre y en el cerebro), el agua que ingerimos, con el fuego dentro del organismo.

Si existe una  mala respiración y una mala circulación de la sangre, no llegará suficiente caudal de oxigeno al cerebro y los fuegos se avivan. Lo mismo sucede si no hay un aporte adecuado de agua pura a nuestro organismo.

Una  respiración adecuada, un ejercicio adecuado y una alimentación adecuada, en combinación con una higiene mental adecuada son por tanto, necesarios si queremos atenuar los fuegos que causan las perturbaciones mentales en el ser humano.

Por supuesto, que también debemos de incluir la necesidad de que recibamos una educación adecuada desde niños, para combatir la multitud de errores que cometemos en contra de nuestra naturaleza y que son, en definitiva, la causa de todos los sufrimientos humanos y no humanos.

Todos  los alimentos que ingerimos y todas las impresiones que recibimos a través de los sentidos, sintetizan y conforman nuestra energía sexual, de la cuál se alimenta Kundalini. Si hay exceso de estímulos sensoriales, exceso de impresiones, especialmente de tipo sensual o erótico y si a esto le añadimos que existe un exceso del elemento fuego en los alimentos que ingerimos, lo normal es que la energía sexual acabe desbordándose, como un vaso y por ello, los fuegos abrasadores del carácter se aviven, aumentando la lujuria, la ira, el orgullo…y si esa energía no se transmuta a través de la práctica de la meditación y de la respiración, lo normal es que ese vaso termine derramándose, haciendo que la energía  se pierda de alguna  manera, a través de sueños eróticos y poluciones nocturnas, caso de que la persona no tenga otra vía de escape para sus impulsos volitivos sexuales o a través de la impulsividad del carácter, en forma de ira o impulsividad, cambios de humor…

Es por este motivo que las personas solteras, que quieran no tener problemas con su energía sexual, deben de aislarse en lo posible de los estímulos sensuales y vigilar su alimentación, así como insistir mucho en algún método que ayude a transmutar la energía sexual, como caminar, respirar adecuadamente, meditar…

Si una persona pierde su energía sexual, inevitablemente pierde mucha vitalidad y si esta pérdida es frecuente, sufrirá cansancio y agotamiento físico y depresión, además de no poder meditar o progresar adecuadamente en la práctica de la meditación, como tampoco estará acto para cualquier tarea que implique lucidez mental. Después de una pérdida seminal, un hombre no podrá meditar ni estudiar correctamente durante al menos cuatro o más días, hasta que recupere, a través del prana y la toma de los alimentos, el fuego perdido.

Se sabe que las personas que tienen tendencia al enfado, al mal humor, al mal carácter y a los cambios de  humor, se quedan aliviadas y tranquilas durante unos días, después de haber tenido un orgasmo; es por ello que algunos consideran una buena terapia el tener relaciones sexuales para tener un buen estado de ánimo, pero bueno… este  comentario es solo anecdótico y no debe generalizarse, pero es posible que ciertas personas que tengan tendencia a excitarse dado que su producción de hormonas es anormal, encuentren en este método un camino fácil de alivio. En estos casos, las personas podrían probar otros métodos, como la meditación vipassana, combinada con una buena alimentación. No es aconsejable que estas personas se adentren en prácticas que impliquen intensificar la energía del kundalini, porque lo más probable es que terminen intensificando todavía más los problemas del  carácter.

Somos, en definitiva, víctimas del funcionamiento de dos o tres glándulas internas que regulan nuestro comportamiento y nuestro carácter a través de sustancias químicas, no somos en realidad nosotros quién determina como debemos ser o reaccionar, son los estímulos de las sensaciones y las respuestas químicas de nuestro organismo endocrino.

Fuimos animales y lo seguimos siendo, un poco más refinados, pero nada más.

Tenemos unos patrones químicos de respuesta que conforman nuestro instinto salvaje de comportamiento, esto es así, pero afortunadamente pueden controlarse y modificarse para ser un poco más humanos.

La meditación vipassana es un método infalible para transmutar la energía sexual y los fuegos del carácter, dado que el soporte principal de la meditación vipassana es la respiración y la observación de las sensaciones.

En relación a todo lo comentado hasta ahora, podremos elaborar un tratado completo acerca de la salud física y psicológica, sus causas y la manera de prevenirlas y corregirlas, pero con toda seguridad sería un arduo trabajo para una persona sola lograr dicho cometido y empezar de cero. En realidad, hay mucha sabiduría al respecto, solo es cuestión de investigar y recopilar y también de resumir y seleccionar y también, cómo no, de aportar lo que cada uno  ha aprendido con su propia experiencia. Al fin y al cabo, la experiencia propia y la investigación son la verdadera  base de la sabiduría. Leer no es suficiente para que una persona se convierta en sabio, podrá permitirle ser un gran erudito, pero la erudición es una cosa y la sabiduría otra.

Todo lo que escribo es fruto de mi propia experiencia y a veces, de la experiencia y sabiduría de otros, de igual importancia y valor.

Antes de terminar este capítulo tenemos que subrayar el hecho importante, de las causas genéticas y kármicas de las enfermedades. Muchas de las enfermedades humanas, especialmente las psicológicas son de origen genético o kármico, es decir, son transmitidas genéticamente por algún familiar, normalmente tatarabuelos, abuelos o nuestros mismos padres, los cuáles a su vez lo han heredado de algún antecesor. Por eso es tan importante que si una persona tiene una enfermedad, especialmente de tipo  psicológico considere que no es conveniente tener descendencia y que siempre existe la posibilidad de cuidar animales o ayudar a niños desamparados, pero es mejor no tener descendencia.

A veces y muchas veces, las enfermedades genéticas se deben en realidad a una conducta inmoral de los padres, que no han respetado al feto durante el embarazo de la madre, la cual ha tenido relaciones sexuales, ha tenido una mala alimentación, ha tomado intoxicantes, drogas y medicamentos o ha tenido una actividad frenética, sin descanso, o ha sufrido alteraciones, maltrato, violencia… No debemos olvidar que todo el campo emocional de la madre se transmite al estómago, en donde se gesta la criatura y esta absorbe totalmente esas emociones. Si la mujer ha tenido malas emociones de ira, enfado, odio, miedo, pasión… todo eso quedará almacenado en la psiquis del niño que todavía no ha nacido. Les animo a que lean las entradas tituladas: “Consejos para las madres que quieren ser madres” y esta otra, “El alimento de los sentidos”

Las enfermedades genéticas psicológicas son como una semilla que está depositada dentro del cerebro de infante y normalmente van aflorando poco a poco, especialmente a partir de la adolescencia y conforme el individuo se va haciendo adulto. A veces son enfermedades que no llegan a aflorar, pero en ciertas condiciones o experiencias de tipo traumático afloran. También pueden aparecer o aflorar o adelantarse si el individuo ha tenido una mala alimentación, ha tomado drogas o ha tenido una temprana y desenfrenada actividad sexual.

Una vez aflorada la enfermedad, dado el actual desconocimiento acerca de las causas de las enfermedades en general, lo propio es que el individuo vaya a peor y no encuentre forma alguna de curarse y termine tomando medicamentos o drogas que no solo no lo curan, sino que lo convierten en un inútil.

No es fácil recuperar  a una persona enferma, cuya enfermedad tiene componentes tan  diversos y desconocidos, pero sin embargo en algunos casos, si no hay daños cerebrales o nerviosos severos, es posible, sometiendo al individuo a una disciplina íntegra, que contemple el cuerpo, la mente y las emociones, recuperar la normalidad.

El problema es hacer entender al individuo o a sus cuidadores y parientes, cuáles son las posibles causas que pueden estar agravando o produciendo la enfermedad y lo segundo, lograr que alguien ayude a esa persona a someterse a una disciplina que el solo normalmente no va a ser capaz de asumir.

Bueno, hasta aquí por hoy es suficiente. ¡Tomemos un descanso antes de continuar!

Miércoles  10 de febrero de 2016.   5,20 de la mañana.

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s