Reflexión de Navidad 2013


Mensaje de Navidad 2013-12-31

Reflexiones

Si deseamos cambiar algo en nuestras vidas,
Debiéramos hacer algo diferente,
Pero si no lo deseas, ¡es sencillo!,
¡Haz lo de siempre!

Mas, la pregunta es: ¿Cómo y qué deseo cambiar exactamente?

No todos deseamos cambiar las mismas cosas, pero hay algo que puede cambiarlo todo, “La meditación”

Existe un antes y un después en la vida de una persona que realiza un curso de meditación Vipassana de 10 días, nada volverá a ser igual, porque Vipassana cambia nuestra visión y la interpretación personal que tenemos o le damos a las cosas que nos rodean en nuestro diario vivir. Las cosas y las personas pueden, aparentemente seguir siendo las mismas, pero nuestra manera de percibirlas, interpretarlas y tratarlas serán diferentes y eso es lo más importante, pues somos nosotros los que debemos cambiar y al hacerlo, cambiando nuestras interpretaciones, cambia la manera en que nos relacionamos, cambia todo, todo adquiere su justo valor y su justo significado y entonces, dejamos de sufrir tanto, al dejar de perseguir cosas que no tienen demasiado valor o, al querer cambiar algo que tiene cambiar por sí mismo, en el tiempo que precise para ello, o en las experiencias que necesite para ello. Nosotros no somos quién para cambiar a nadie u mucho menos si no cambiamos nosotros mismos.

Sin embargo, cuando uno cambia y su comportamiento y actitud sirven de ejemplo, cuando en la persona no se ve un deseo o ansia expreso de cambiar, rechazar o atacar a nada ni a nadie y respeta a los demás, entonces, esa persona puede cambiar a lo que le rodea. Sin embargo, para ello, necesitamos adquirir firmeza y seguridad en nuestro propio cambio de comportamiento, que es gradual, porque lo habitual es que los demás deseen implicarte en su mundo y en la visión personal y o particular que cada uno tiene, pues cada uno vive inmerso en sus propios sueños, los cuáles son para ellos su realidad y tú tienes que formar parte, forzosamente de sus sueños, haciendo, pensando y hablando lo mismo que ellos piensan, sienten y sueñan. Es aquí, entonces, en donde se forma el conflicto, un conflicto o problema que te obliga a veces a tener que tomar la decisión de seguir tu camino en solitario, pase lo que pase y digan lo que digan, o piensen lo que piensen. Al principio es raro que suceda, pero con el tiempo, cuando ven que la cosa va en serio, eres atacado y disuadido, eres criticado y a veces chantajeado, con miedos y amenazas, presiones emocionales, sentimentales, psicológicas, económicas y de toda índole, para que vuelvas a tu manada y no los abandones, pues, para ellos, la supervivencia está basada en la unión, pero una unión que no reposa sobre el libre albedrío, en la libertad de cada uno.

Ser libre implica emanciparse de muchas cosas dentro y fuera de uno mismo, pero sobre todo, de la falsa idea, de lo que la manada hace, piensa o dice es el verdadero y único camino que debemos seguir. Su camino (y el nuestro y el de todos), está basado en el miedo a la libertad y a la verdad (pues no puede haber libertad sin la verdad).

La verdad es reconocer las cosas y su justo valor y significado, así como nuestro propio significado.

Habitualmente es el ego quién le da valor y significado a neustras vidas y determina y condiciona lo que hacemos bajo dos premisas fundamentales:

“Miedo y beneficio personal”

El ego nunca duda en darle valor y significado a aquello que le beneficia de alguna manera y hace lo posible y lo imposible para obtener o conseguir aquello que considera importante; y es importante cuando es beneficioso y satisfactorio o brinda seguridad al cuerpo, que es a lo que le damos valor, a lo que el ego le da valor y significado y con lo que se identifica que es.

El ego no sabe ni desea saber que somos algo más que sangre, huesos, pelos, carne, orina y excrementos y solo le da valor a esto, así como a la forma o imagen o apariencia del cuerpo.

¡Es lamentable realmente, pensar que nuestras vidas están condicionadas por el miedo y el deseo del ego que está apegado a una masa corporal cuyo único destino es ser comido por los gusanos y que es por eso por lo que lucha y nos hacer luchar y vivir como si fuéramos animales, compitiendo por todo y viendo rivales por todas partes! ¡Es por eso por lo que hemos convertido la vida en una especie de competición, no importando para nada el precio que tengamos que pagar todos por ello!

La vida, tal y como la estamos viviendo es una imposición artificial creada por el ego, una película, un montaje, pero no es vida. Participar de este montaje es lo que hacemos todos, dirigidos por unos cuántos espabilados que desean tener privilegios, pero tampoco es vida, ni para ellos ni para nadie.

Tarde o temprano este montaje terminará, tiene que terminar y la pregunta es: ¿Qué pasará con los miles de millones de personas y seres si termina ese montaje, qué otro guión o qué sentido nuevo encontrarán para sus vidas, si se termina la actual película que estamos rodando y viendo al mismo tiempo? ¿Qué pasará, a donde iremos, qué haremos, a qué nos dedicaremos, cómo viviremos, de qué otra manera, si no sabemos vivir de otra manera, sino sabemos quiénes somos ni cual significado tiene lo que somos, ni que significado tienen los demás y todo lo que nos rodea, si no sabemos qué es lo que realmente hay dentro de cada uno de nosotros?

¿Qué destino puede tener una civilización que vive identificada con un cuerpo cuyo único destino es ser comido o devorado, que no sea aniquilarse los unos a los otros?

El destino de cualquier ser humano que no vive así ya está escrito y en realidad, ya estamos más que muertos. Creemos estar vivos, (soñamos estar vivos), pero estamos muertos, bien muertos, más que muertos. “Somos muertos vivientes” o tal vez “Somos vivientes muertos” (Viene a mi memoria la frase del Buda Jesús el Cristo cuando dijo: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos y venid en pos de mí, porque yo soy el camino, la verdad y la vida”)

Estar vivos significa o entraña que sabes realmente qué eres, que haces aquí, y qué es lo que da la vida y para qué te la da y también, saber qué es lo que nos hace crear y también, sentir la Llama viva de la vida que hay dentro de ti y dentro de cada ser y de cada átomo…y saber de donde viene esta Llama, saber que viene del cosmos, de las estrellas y que esa Llama es energía, Espíritu…Eso…eso es la vida y eso es lo que da la vida, lo que nos da la vida y lo que somos. Lo que da la vida da vida y no la destruye ni la hace corruptible y la vida del cuerpo, sin el espíritu iluminado es sólo carne podrida, comida de gusanos y carroña para las aves.

Cada uno de nosotros tiene una mente que un día fue una Llama viva y ahora está apagada, pero es necesario volver a encenderla, encenderla en nuestro cerebro y nuestro corazón. (Probad a entrar en el Arca, luchad y al que venciere yo le daré la corona de la vida, dijo el Jesús, el gran Buda Cristo. La corona de la vida es otra manera de referirse a la iluminación, el halo que rodea la cabeza de los santos y de los Budas iluminados).

Cada uno de nosotros tiene una mente que un día fue una Llama viva, pero ahora somos sombras que sueñan con la vida, sombras que atropellan y destruyen la vida a cada paso y a cada instante. Esta es la otra cara de la vida, la otra cara de la luz, las sombras, las tinieblas, el mundo en donde ahora vivimos. Este es el precio que ahora pagamos por renunciar a lo que somos realmente, y por identificarnos con una masa corporal de huesos y carne.

¡Somos sombras y nuestro rastro es un reguero de sangre envenenada, nuestro rastro es el rastro de la muerte! ¡Apresúrate a entrar en el reino de los vivos, apresúrate a despertar y así, dejaremos un rastro de vida, pues solo eso puede dejar como rastro aquello que tiene vida!

“Yo soy el camino, la verdad y la vida”

images (1)

“Esfuérzate a entrar, apresúrate a entrar, probad a entrar porque muchos querrán y no podrán” (El camino es un trabajo duro de esfuerzo y lucha personal y muy pocos están dispuestos a realizar ese trabajo hasta el final).

“De mil que me buscan, uno me escucha, de mil que me escuchan, uno me sigue, de mil que siguen uno me encuentra y de mil que siguen, uno es mío” (Pocos consiguen llegar al final, que es la iluminación)

¡Apresúrate a entrar, hermano, aprovechemos el tiempo en que creemos estar vivos para poder despertar!

En el Budismo Zen reza este proverbio:

“Si tú no, ¿Quién? Y si ahora no, ¿Cuándo?

Algunas personas dicen: “No sé de donde sacaré mi tiempo o no tengo tiempo para meditar…” El que dice esto ya ha muerto dos veces.

Para lo único para lo que no debe haber tiempo es para perderlo.

Mensaje de Navidad, 31 de Diciembre de 2013.

En conmemoración de estas fechas, en que se celebra el nacimiento de Jesús de Nazareth, dedico este artículo, en primer lugar, al gran Buda iluminado Jesús el Cristo y también, a todos aquellos que luchan codo a codo por el despertar de sí mismos y de toda la humanidad.

Por último,  para deshacer tanta solemnidad, quiero contaros un pequeño chiste:

Un discípulo le pregunta a su maestro Zen de meditación:

Maestro, ¿Cuál es el mejor medio para meditar?

El maestro se acerca y le dice: “Tu culo y un cojín”

¡QUE TODOS TENGÁIS UNAS FELICES FIESTAS!

Sin olvidar que el casi todo el mundo está lleno de desesperación y mucho dolor.

Seaon Judith Nath Karma Sonam Dorge No sé Vázquez.

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s