La Mujer, Apocalipsis


La Mujer.

En una mujer podemos encontrar la más llamativa de las combinaciones: el corazón inocente de un niño, el amor incondicional de una madre y la belleza y la sabiduría de un Ángel.  A pesar de esto, la mujer es extremadamente vulnerable y frágil y propensa a sufrir complejos y traumas, debido a que su mundo es muy emocional y esto no juega a su favor. De hecho, lo común, es, que la mujer está llena de profundos complejos de inferioridad y esa es la razón, por la que detrás de ese aparente ser tan especial, se encuentren muy desarrollados defectos muy feos, como los celos, la envidia y mismo el odio.

Por este motivo, la mujer tiene dos aspectos muy contrastados: el aspecto positivo de la inocencia, el amor, la entrega, la fidelidad, el sacrificio…y otro muy negativo, como es la inestabilidad emocional, la fragilidad, una extremada susceptibilidad, predisposición extrema a sentirse ofendida y traicionada, humillada, acomplejada, una necesidad permanente de sentirse valorada, atractiva y esto, le lleva muchas veces a dejarse seducir fácilmente por la idea de alguien que puede brindarle apoyo, protección y con ello, hacerse dependiente y sumisa y refugiarse en una vida de falsa entrega y de mucha vanidad y mucho materialismo y apego, causados pos sus miedos y la inseguridad.

Como consecuencia de sus complejos de inferioridad, una mujer puede convertirse en un verdadero infierno de odio, celos, envidias, infantilismo, inmadurez, deseos de revancha, deseos de venganza y competencia con el aspecto masculino, vanidad extrema y también, cobardía y traición.

Dicho esto, lo que se pretende es dejar un poco claro que la mujer no es mucho mejor que el hombre en muchos aspectos y que ella tiene una trabajo, si cabe más difícil, para poder superar esos complejos profundos que la hacen tanto sufrir.

Ni la mujer es tan buena como tanto se nos quiere hacer creer, ni el hombre es tan malo como se nos quiere hacer pensar.

Ambos tienen la difícil tarea de comprenderse y armonizarse y esto pasa, inevitablemente, por un trabajo conjunto en la practica de la meditación.

La erradicación de los complejos de inferioridad no pasa por la falsa sensación de sentirse una diosa, ante la cuál todo el mundo sucumbe por su fuerte poder de atracción y seducción, debido a los dones y atributos que le han sido dados, como la belleza y la inocencia.

El mundo de aparente seguridad y felicidad proporcionados porque alguien se enamora perdidamente de ella, puede desvanecerse y esfumarse en un abrir y cerrar de ojos, si la persona de la que está enamorada no es tan perfecta y comprensiva como ella espera. El hombre es como es y  no se debe esperar, que él se sea tan aparentemente perfecto, inocente y fiel como ella piensa de sí misma que es. Pero eso no es totalmente cierto, volvemos a insistir, porque parte de sus atributos de fidelidad, entrega , mansedumbre, fidelidad…son en gran parte producto de su debilidad física y emocional. Si la mujer tuviese testosterona, como un hombre, tendríamos que ver en donde quedarían todos esos valores angelicales que tanto se le atribuyen.

No estoy en absoluto en contra de la mujer, no pretendo avergonzarla ni humillarla, se trata, simplemente de analizar las cosas y dejarse de autoengaños:

“La mujer tiene que luchar y purificar su mente y purificar su karma, lo mismo que un hombre, ni más ni menos”.

Si no lo hace, las consecuencias de no hacerlo son exactamente las mismas para un hombre que para una mujer, es más, incluso peores, pues renacer en este mundo como mujer no tiene demasiadas ventajas.

No hay más que analizar la historia y ver como ha sido tratada en todas las culturas, como si fuese un animal o un esclavo y no un ser humano.

Antes de perder la cabeza por una mujer, por muy angelical que sea su aspecto o apariencia, es bueno pensar que es sólo eso, una apariencia y nada más.

Esto va dirigido a aquellas hombres que a veces tienen que tomar la difícil decisión de tener que elegir, entre  un agelito, que lo único que quiere es emanciparse de papá y mamá y darle nietos y complacer a su pareja para sentirse aceptada, o tomar el camino difícil y solitario, la mayoría de las veces, de limpiar y purificarse a sí mismo de sus propias imperfecciones y dejar hacer de padre y protector de un ser inmaduro, que a día de hoy, tiene oportunidades para dejar de ser dependiente y sumiso, si no desea serlo y hacer la vida que desea hacer, sin miedo y sin inseguridad.

La mujer tiene que perder el miedo a ser libre y no atarse a nada ni a nadie, sino lo desea, o si piensa que tiene otras responsabilidades en la vida a las que puede enfrentarse, volvemos a insistir, si tiene el valor de abandonar el miedo de ser libre.

Creo que podemos dejar este tema, zanjado, aquí y no proseguir, creo que es suficiente.

LA IMPERMANENCIA O TRANSITORIEDAD DE LAS COSAS.

La moraleja, el resumen de todo esto es, que la felicidad hay que buscarla dentro de uno mismo y que no puede confiarse únicamente a algo o a alguien externo, pues si lo hacemos, dado que todas las cosas, lugares y personas, tienen un carácter claramente transitorio, si basamos nuestra felicidad en algo transitorio, no podemos pretender que no haya sorpresas desagradables y, que el mundo aparente y de transitoria felicidad que podamos estar viviendo, se torne en infelicidad cuando menos lo esperamos.

Es importante comprender esto, tenemos que aceptar el carácter transitorio de todas las cosas y, que la mejor manera de inocularse ante los sufrimientos es, aceptando que lo inevitable es inevitable.

Tenemos que buscar un eje más estable, un centro que sea más permanente y ese eje está dentro de nosotros, en nuestra mente y en nuestras emociones, en la capacidad que adquiramos de permanecer inalterables ante las cosas que por su naturaleza están sujetas a cambios, sin experimentar aversión, rechazo, desesperación, ansiedad.

Estas cosas están producidas por nuestro ego infantil, por sus deseos y caprichos y apegos y por sus miedos y su ignorancia.

La meditación es el único camino que puede ayudarnos a deshacer este empecinamiento del ego en que las cosas sean como el desea y no aceptar las cosas como vienen o como son, o como les toca manifestarse inevitablemente, en un momento dado.

Vivimos en un plano dimensional de espacio y tiempo y, en donde hay tiempo y espacio, hay cambios, ¡Cambios inevitables!.

Todos nosotros y todo lo que nos rodea es temporal, transitorio, a nivel físico, pero no así a nivel de la mente. La mente tiene continuidad en el tiempo, al menos mientras el universo no vuelva a su origen, a su etapa de no manifestación, al sueño, al descanso.

Cuando esto suceda, todo lo que hay dentro de ese universo se verá obligado a tomarse un descanso, unas vacaciones y las mentes de todas las criaturas de todo el universo se verán obligadas a retornar a su origen, al Tao, al Absoluto, al Ain.

Sin embargo, antes de que eso suceda, tenemos un arduo trabajo que hacer con nuestras mentes, estamos en pleno campo de batalla, viviendo y pasando por cosas verdaderamente indeseables, que, a fin de cuentas, las hemos creado nosotros y, antes de tener derecho a ese descanso, a esa tregua, tenemos que deshacer el falso mundo que hemos creado. Así que, nos queda mucho que hacer, demasiado que hacer y tarde o temprano tendremos que empezar a hacer algo productivo.

No podemos estar vida tras vida, tiempo tras tiempo, haciendo siempre lo mismo, tarde o temprano tenemos que dejar de hacer el tonto y ponernos a trabajar para construir una nave que nos saque cuanto antes de este infierno en el que estamos viviendo. Esa nave es nuestra propia mente.

¡Metámonos todos esto en la cabeza: “El mundo, tal como es y tal como está no puede continuar” Tarde o temprano tiene que haber un cambio y si no lo cambiamos nosotros, pues no hay que preocuparse, el cosmos y la naturaleza se encargarán de hacerlo a su manera, como ya lo han hecho otras veces, a lo largo de la historia de este pobre planeta tierra, que otrora fue un paraíso y al cuál, lo hemos convertido en un infierno insoportable y sin salida para nadie!

Nadie puede escaparse de este mundo, nadie podrá abandonarlo si no purifica su mente de larvas que pondrían en peligro la pureza de otros planetas y otras partes del universo en donde las cosas siguen siendo como eran, desde tiempos sin principio.

Y aún y cuando algunos listillos crean que pueden escapar a algún planeta cercano, sepan, que en el caso de que lo lograran, llevarían dentro de sí las larvas del sufrimiento y todo volvería a ser como lo es aquí y ahora.

El ser humano no puede escaparse de sí mismo, valla a donde valla, todo volvería a ser como lo es aquí, si no se purifica. El ser humano no tiene ninguna escapatoria real y no tiene más remedio que dar marcha atrás, no hay otra salida. O se purifica, o se auto aniquila, o será destruido, así de sencillo y claro.

El cosmos y la naturaleza tienen un tiempo y un espacio asignados dentro del universo, un tiempo que es cíclico y dentro del cuál, hay actividad y también descanso.

La naturaleza no es infinita y menos si la destruimos como lo hemos hecho.

Hacia un cambio o hacia el exterminio.

Debemos de recordar la misteriosa palabra escrita en la cruz del gran maestro, el gran Kabir, “INRI”. Debemos de meditar en el significado de esta palabra:
“Ignis Naturam Renovatum Integran” EL FUEGO RENUEVA INCESANTEMENTE A LA NATURALEZA.

Esa es la advertencia secreta, la última revelación del gran maestro.

Significa: Os he quitado esta vez las castañas del fuego, pero ahora os toca probar el fuego y ser purificados. No vendré más a liberar a este mundo, tenéis que salir y demostrar que sois dignos de recibir ayuda.

¡Es una interpretación meramente personal!. ¡Que cada uno haga su propia interpretación!

La naturaleza ha llegado a un punto de no retorno y los acontecimientos apocalípticos tan anunciados se están retrasando para darnos tiempo, para que entremos en el arca y, ese arca es, la meditación.

Si alguien cree en otras salidas, allá cada uno: Ni los políticos, ni los banqueros, ni Jesús, ni el mismísimo Buda pueden liberar nuestra mente de las impurezas y del infierno que hemos creado. Lo máximo que pueden hacer en estos momentos es contener la ira de la naturaleza y del cosmos, a una especie que ya hace tiempo que debió de dejar de existir y que no ha cometido más que auténticas barbaridades, contra sí mismo y contra todos los seres a los cuáles se ha creído con el derecho de manipular y aniquilar.

Ninguna especie así puede escaparse a ningún lugar del cosmos, sería un peligro. Somos una especie asesina y vivimos en una cárcel de mucho dolor y padecimiento, llenos de trabajos forzosos y la condena, dado que cada vez hacemos las cosas mucho peor, va para largo.

¡Dejemos esto aquí, no vale la pena seguir hablando!

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s