Los Preceptos del Shila y de la Serpiente(Actualizado)


Los Preceptos del Shila y de la Serpiente

Estados postmortem y renacimiento

La serpiente

La Sepiente

Bien este apartado vamos a hablar de los preceptos del Shila. La traducción o significado de esta palabra es ética, moralidad, principios, preceptos.

El primer precepto es la castidad, conservar el semen, la energía sexual. El semen es el agua de la vida, el agua que sana y da de beber al sediento en el desierto del sufrimiento.

La persona que derrama el semen, derrama y desperdiciar la energía de la vida, la vitalidad, la energía vital, le energía del Tao.

Ninguna persona que derrame su semen, puede pretender ser salvo ni sanado de sufrimiento alguno, ni en el presente ni en el futuro.

El segundo precepto es: No Matar. Matar a una criatura es atentar contra la vida y contra la ley cósmica de la vida y de la dicha, es atentar en contra del aspecto femenino del Tao.

Tercer precepto: No mentir. La palabra, el verbo, tiene una íntima conexión con nuestros órganos sexuales. El tono de nuestra voz depende de nuestra laringe y de nuestras cuerdas vocales, y éstas se desarrollan de acuerdo a la vibración de la energía de nuestros órganos sexuales. La palabra es vibración, sonido, energía. Cuando una persona habla, imprime en su palabra las emociones, los deseos, los miedos y sus pensamientos.

La palabra tiene más poder de lo que nos imaginamos. Hoy en día quizás no seamos muy conscientes del poder del verbo, del habla, de la palabra. Con la palabra podemos sanar, aliviar, consolar, curar alguien, pero también podemos destruir, dañar,lastimar, herir, enfermar a alguien, no sólo por el significado la palabra, si no por el tono, su contenido venenoso vibratorio imprimido por la mente, los deseos, los miedos, las emociones … Lo que una afirma tiende al cumplirse, para bien o para mal, nuestro o para otros.

Antiguamente, hace cientos de miles de años, cuando el ser humano era como los dioses, el verbo tenía mucho poder y todo aquello que se decía o pensaba se cumplía, porque la palabra y el pensamiento son una extensión del poder creativo de la energía sexual, de nuestros órganos sexuales. La Biblia dice: ” En principio era el verbo y el verbo era Dios y dijo Dios: háganse los cielos y la tierra …”.

Esto es lo mismo que decir: En principio era el sonido, la energía, el movimiento, la vibración y todo empezó a formarse, a condensarse, a cristalizar.

El que miente atenta en contra de la verdad y provoca falsas manifestaciones, falsas creaciones, entonces, su energía sexual no puede ascender y sanarle, ni fortalecer su mente, ni fortalecer el poder de su palabra, pues sería contraproducente darle poder a una mente y a una palabra mentirosa e impura.

Así como la energía sexual influye sobre las cuerdas vocales y la laringe, el propio tono de la voz y su contenido influyen de manera retrógrada o inversa sobre nuestros propios órganos sexuales y modifican su funcionamiento, así como la calidad de las sustancia seminal que regula nuestro carácter y nuestro comportamiento.

Niños monjes

En el Tibet,en los monasterios, los niños ingresan a temprana edad. Para acelerar el proceso de la madurez, desde niños les enseñan a utilizar un tono de voz grave y a vocalizar los mantras guturalmente.

Si una persona miente, está falseando y perjudicando a su propia energía sexual, y a sus propios órganos sexuales, se está contaminando, especialmente si miente, hiere o blasfema, o exagera.

La mentira, la blasfemia, los insultos, así como las críticas, las amenazas … están causados por emociones y pensamientos de miedo, ira, codicia, odio, rencor, envidia, celos, complejos etc.

Si uno tiene es esas emociones, pues bueno ¿quién no las tienen en un momento dado? Si bien no es bueno tener esas emociones y esos pensamientos porque estos de por sí también tienen energía y pueden causar daño, si hablamos movidos por esas emociones o pensamientos, la energía que se pone en movimiento es mucho mayor y el daño que podemos causar también lo es. El pensamiento y la palabra unidos, pueden ser más dañinos o más benignos que cualquier acto del cuerpo, que cualquier acción.

El cuarto precepto fundamental es no robar. No me pararé a hablar sobre este precepto. Solamente decir, que de la misma manera que a uno mismo le resulta desagradable que le sustraigan sus pertenencias y más, si las ha conseguido con trabajo y esfuerzo, no tiene sentido que robemos.

De todo lo dicho anteriormente, debemos entender el porqué de otros preceptos, como son los siguientes:

-El recto pensar

-El recto sentir.

-El recto actuar.

El pensamiento, los sentimientos o emociones, la acción y palabra son las cuatro maneras en que el ser humano se manifiesta. Si esas cuatro vías se combinan en una sola dirección, la energía que se proyecta tiene un
poder terrible, ya sea para bien o para el mal.

Tener un reto pensar o un reto sentir quizás no sea algo que sea fácil de controlar, para ello necesitamos disciplinar la mente, así como cultivar los buenos sentimientos y las buenas emociones. La palabra y la acción están más a nuestro alcance, dado que, habitualmente existe cierto control, cierta voluntad razonable, cierta contención voluntaria del individuo. Está claro que no hay nadie que en algún momento no tenga pensamientos o sentimientos perversos o negativos, pero eso no significa que tengamos necesariamente que llegar a cristalizar esos pensamientos y emociones negativas con la palabra o con la acción. Tiene que existir la capacidad y el sentido común para contenernos y no hacer daño, si bien, existen momentos, cuando el deseo y las emociones son muy violentos y ávidos, en que podemos perder el control de nuestra palabra y de nuestras acciones y hacer alguna locura que puede, sin quererlo, llevarnos a la cárcel, por ejemplo.

Si todas las personas fueran juzgadas y encarceladas por tener algún pensamiento o un sentimiento perverso en algún momento de sus vidas, probablemente todos estaríamos en una cárcel cumpliendo condena.

De hecho, en realidad, todos estamos en una gran cárcel: el cuerpo y el mundo en que vivimos, cumpliendo algún tipo de sanción, algún tipo de pena, algún tipo de tarea o trabajo más o menos forzoso.

La razón de esto está relacionado con las acción o actividad de la mente, así como las emociones, las palabras y las actos del cuerpo. Estas cuatro acciones determinar el tipo de renacimiento y el tipo de vida que cada ser humano le ha tocado vivir.

Si una persona quiere dejar de sufrir tiene que tener muy en cuenta estos preceptos y trabajar a fondo para purificar la mente, las emociones, la palabra y los actos del cuerpo, de lo contrario no será posible conseguir nada positivo, ni cambio alguno para mejor. Es importante pues, que comprendamos la importancia de estos preceptos: recto actuar, el recto hablar, el recto pensar, y el recto sentir.

No debemos de mentir, ni engañar, ni estafar, ni matar, ni lastimar, ni perjudicar de ninguna manera a nada ni a nadie, ni con el verbo o palabra, ni con la mente, ni con las emociones, ni con los actos.

Existe otro precepto que puede desprenderse o comprenderse de todo lo anterior: “Modo correcto de vivir o ganarse la vida”.

Esto significa que no debemos realizar ninguna actividad delictiva o no, que implique dañar o lastimar o perjudicar a las personas, a los animales, a la naturaleza, al medio, al clima, al entorno. También implica que no podemos tener ninguna actividad indecorosa, inmoral, exenta de ética o de humanidad. Dentro de este apartado tenemos que contemplar aquellas actividades como la prostitución, la pornografía, la explotación humana o animal, el comerciar con animales, el matar animales. el comercial con drogas o venenos e intoxicantes … También incluye el ser cómplices de injusticias y delitos, falsear o adulterar las medidas, los alimentos, especular con las necesidades básicas del ser humano, encarecer las cosas sin necesidad, la ropa, el abrigo, la comida, la vivienda. Implica también privar o entorpecer a los demás para conseguir lo que necesitan para ser razonablemente felices.

El aspecto del Shila es algo de vital importancia, dado que, el mundo es como es y está como está, porque el ser humano no tiene Shila.

Por falta de Shila existe el robo, el engaño, la estafa, la mentira, el abuso, la violencia, la humillación,  el asesinato, las guerras, la explotación, la esclavitud, la pobreza y la miseria, el hambre y también, enfermedades creadas por el hombre.

Cuando hablamos de estas cosas parece que no tienen nada que ver con nosotros, pensamos que eso sólo lo hacen algunas personas, a las cuáles tachamos de inmorales, corruptos y pervertidos, pero en realidad, esas personas no son más que una proyección de una parte de nuestra miseria humana, porque en realidad,  todos podemos llegar a esos extremos, dado que, la inmoralidad del individuo es algo que subyace en diferentes niveles del subonsciente.

Una persona puede tener un Shila muy fuerte en varios niveles de su mente, pero puede albergar deseos y sentimientos profundamente egoístas e inmorales en zonas más profundas de su mente.

Una persona puede jurar que es capaz de morir antes que robar o matar y es posible que sea capaz de hacerlo, pero es muy posible que no lo sea en situaciones extremas, en situaciones de mucha presión, de mucho miedo y de mucho sufrimiento y dolor, en donde está en auténtico juego nuestra integridad o la integridad de las cosas y los seres a los que estamos aferrados.

¿De verdad que seríamos capaces de permanecer impasibles si unos ladrones entran a  nuestra casa y empiezan a insultarnos y amenazarnos, o nos amenazan con matar a uno de nuestos familiares para conseguir información o o descubrir algo que están buscando, o a lguien que están buscando y desean que le delatemos, o nos presionan para que digamos alguna mentira? ¿Hasta que punto seríamnos capaces de aguantar y no ceder al miedo y al chantaje?

Todo lo que sucede en el mundo, es algo que está dentro de nosotros, es un reflejo de una parte de nuestra psiquis, aunque sea de la parte inconsciente, de la parte oscura y desconocida de la psiquis del individuo humanoide, de la pisquis de cada uno de nosotros y por ello, aun y cuando nos cueste creerlo, es realmente así y no estamos libres de hacer lo mismo que hacen otras personas a las cuáles condenamos.

No puedo evitar recordar las palabras del gran Maestro, el Kabir Jesús, cuando evitó que una mujer prostituta fuese apedreada, diciendo a la muchedumbre, loca y sanguinaria y deseosa de tirar piedras y aniquilarla:

“El que esté libre de error, que tire la primera piedra”

Y también, viene a mi mente la escena en que Pedro, uno de sus más fervientes apóstoles, negó tres veces, bajo presión de la muchedumbre que asesinaron al Kabir, que conocía a su maestro. Le negó y lo traicionó al mentir por miedo a ser capturado y crucificado.

Si ese hombre que era uno de sus más fervientes discípulos le traicionó verbalmente por  miedo, ¿de que seríamos nosotros capaces?

Y por si fuera poco, no sólo fué traicionado por su más ferviente discípulo, sino que además, fué delatado y entregado por otro de sus discípulos, por codicia, por 30 monedas de plata.

Aún y cuando juremos por lo más alto o lo más querido que tengamos, que no haremos tal o cuál cosa, es mejor no hacerlo, porque la inmoralidad y el miedo subyacen en lo más  profundo de nuestra mente.

La inmoralidad subyace en lo más profundo de la pisquis humana, pero eso no debe ser un motivo para avergonzarse o sentirse culpables, es simplemente así y así debemos de aceptarlo, porque en realidad no somos seres humanos, estamos dominados inconscientemente y constantemente por el miedo y los deseos y de esto nadie está libre.

Al meditar es normal que una persona que antes se veía a sí misma como intachable, recta y moral, descubra que realmente no lo es tanto, ni mucho menos.

¡De la inmoralidad surge la moralidad y de la moralidad surge la inmoralidad!

¡De lo malo puede surgir lo bueno y de lo bueno puede surgir lo malo!

“A veces, Dios se convierte en Demonio y el Demonio se convierte en Dios”

(Palabras del maestro Zen “Dashimaru”)

Nuestra mente es dual,¡No lo olvidemos! No es ni totalmente blanca ni totalmente negra. Nada es totalmente y absolutamente bueno y perfecto ni nada es totalmente malo e imperfecto. En todo lo malo siempre hay algo de bueno y en todo lo bueno siempre existe algo de malo!

Esto es lo que viene a sugerirnos el simbolismo de Ying y el Yang: Un punto negro dentro de lo blanco y un punto blanco dentro de lo negro.

ying yang

ying yang

La meditación no es un arma para esconder o camuflar nuestra realidad, sino para descubrirla y para transformarnos poco a poco, reconociendo la verdad de lo que somos, no disimulando lo que somos, ni reprimiendo simplemente nuestros deseos y miedos, es necesario descubrir cada uno de ellos y comprenderlos para poder liberarnos realmente y limpiar la mente, purificarla de esos velos e impurezas y ganarnos el derecho a pertenecer a una civilización verdaderamente humana, a una sociedad formada por individuos honestos y realmente civilizados, que no sean capaces de hacer todo lo que hemos hecho a lo largo de nuestra historia: ¡Cometer verderas barbaridades y locuras!

Existen más preceptos, como el no tomar intoxicantes, drogas, alcohol, ni nada que dañe el cuerpo o la mente, no abusar de la comida… pero estos son de sentido común, sobre todo si estamos comprometidos seriamente con un trabajo interno de purificación, como es la meditación.

Existe otro aspecto muy importante a tener en cuenta, si una persona desea cancelar su karma negativo y liberarse del sufrimiento, no basta con cumplir los preceptos del Shila, ni tampoco dedicarse a la meditación.

Todas las personas, en el pasado, hemos cometido errores y faltas más o menos graves, hemos violado los preceptos del Shila de una u otra manera y hemos causado algún tipo de daño a otros seres, además de a nosotros mismos. Quiere esto decir, que hemos contraído deudas kármicas que tenemos que compensar o pagar de alguna forma. El sufrimiento y las adversidades y los obstáculos que tenemos, están de una u otra manera relacionados con esas faltas o errores cometidos y no pueden ser trascendidos solamente haciendo un esfuerzo de corregirnos observando los preceptos del Shila y practicando la meditación. Los daños que uno ha causado tiene que repararlos o pagarlos de una u otra forma, de manera voluntaria o involuntaria. El mal karma no desaparece solamente respetando el Shila y practicando la meditación, es necesario algo más y ese algo más, se llama: “Sacrificio voluntario y consciente para ayudar a los demás seres de nuestro entorno a salir del sufrimiento”.

Sin este sacrificio voluntario y consciente, nadie puede cancelar su mal karma, por mucho que medite y por muchos preceptos del Shila que sea capaz de respetar. El que se olvida del sufrimiento ajeno y no ayuda ni se implica para aliviar, dentro de sus posibilidades, ese sufrimiento, no puede ser liberado totalmente de su propio sufrimiento y no podrá lograr avanzar más allá de cierto límite, en el trabajo que esté realizando con su serpiente interior, con el fuego que puede iluminar totalmente su mente.

Nadie puede alcanzar la iluminación total ni la liberación final si no se sacrifica voluntariamente para ayudar a los demás a aliviar sus problemas y sus sufrimientos, sus necesidades, sus limitaciones.

El camino de la liberación tiene tres pilares o caminos que deben ser recorridos al unísono:

-Ayudar y sacrificarse por los demás.

-Cumplir los preceptos del Shila.

-Purificar la mente y las emociones a través de la meditación.

  • Pero, sí una persona se sacrifica por los demás y cumple el Shila, pero no hace nada para purificarse internamente y eliminar el egoísmo dentro de las cavernas más recónditas de su mente, aún y cuando está realizando una tarea muy noble de ayuda y sacrificio y lleve una vida ejemplar, sino purifica su mente, sino la lleva a un estado de iluminación, seguirá renaciendo en un mundo kármico e involutivo, lleno de limitaciones y problemas y no podrá evitar conocer el sufrimiento de una u otra manera, tarde o temprano.
  • Si una persona practica la meditación y no cumple el Shila, pierde el tiempo. La meditación, sin un esfuerzo para cumplir al menos los 4 preceptos fundamentales( no robar,no matar, no mentir, no derramar la energía sexual), no conduce a ningún lado, es una lamentable pérdida de tiempo.

No se puede servir por largo tiempo a dos señores, o estamos del lado de la luz o estamos al lado de las tinieblas. Nuestra serpiente interior no admite falsos devotos, falsos adeptos. Nuestra serpiente interior es muy exigente y no admite una doble cara, ni auto engaños. Nuestra serpiente interior sabe en todo momento lo que hacemos y lo que no hacemos y el porqué lo hacemos, conoce nuestras intenciones y esfuerzos, no es posible engañar a nuestra Divina serpiente.

  • Si una persona cumple los cuatro preceptos fundamentales del Shila y practica la meditación, podrá avanzar hasta cierto grado, pero si no se sacrifica para ayudar a otros y su vida sólo se emplea para sí mismo, su vida podrá ser provechosa para sí, pero al no serlo para nadie más, su esfuerzo pierde todo el valor o mérito que podría adquirir si la emplease además, para ayudar a otros seres. Es cómo si alguien encuentra un gran tesoro, pero ese tesoro sólo lo utiliza para su propio y único bienestar y no lo comparte para contribuir al bienestar ajeno, cuando además, está viendo que todo lo que le rodea necesita algún tipo de ayuda. Un proceder así, denota un profundo egoísmo y una profunda indiferencia y falta de identificación ante el dolor ajeno.

Si una persona practica la meditación y cumple los preceptos del Shila, pero se olvida de ayudar a otros, su vida no se diferencia de la vida egoísta y egocéntrica que llevamos prácticamente todos los seres humanos, preocupados en nuestros quehaceres, sólo por nuestro propio y particular bienestar.

Además, ayudar a alguien necesitado no sólo es un deber, sino una obligación, un precepto más, un precepto muy importante que debemos cumplir. Negar ayuda a quién la necesita o permanecer indiferentes, es una falta muy grave a la ley cósmica del Tao: “El Amor, la Compasión, la Misericordia”. Denegar ayuda a alguien que ha tenido un accidente, por ejemplo, es motivo de sanción. Pues lo mismo sucede a nivel espiritual.

El que falta, infringe o viola esta ley, falta a todas las leyes y a todos los preceptos.

En el Budismo, a este aspecto del amor y la compasión o misericordia, se le conoce con el nombre de “Bodichitta” y también, con el nombre de “Metta”.

La Bodichitta o Metta es un aspecto que el meditador debe desarrollar  antes que nada. Es a través del desarrollo de esta cualidad que un ser humano puede aspirar a alcanzar rápidamente la iluminación y convertirse en un Buda viviente, pues es el principio de todos los preceptos, es el primer precepto de los Budas y Bodisattwas, es el principio por el cuál se sustenta la energía del universo, del Tao, del Absoluto.

De todas maneras, sin embargo,  la compasión es una virtud que va naciendo lentamente dentro de nosotros, a medida que vamos pacificando y serenando la mente y las emociones con la práctica de la meditación. En un estado de serenidad, la mente se libra de miedos y complejos, de culpabilidad y juicios y entonces, en ese estado de comprensión exenta de juicios y culpabilidad, surge además la comprensión y la compasión hacia los demás, el deseo espontáneo de que los demás experimenten esa serenidad, ese estado de quietud y de paz, ese alivio que experimenta el alma cuando nos liberamos de la maldad.

Ese estado libre de maldad se llama Nirvana.

No es posible llegar a experimentar el Nirvana, la felicidad, sino experimentamos la ausencia de maldad, que a su vez,  es la madre de la auténtica compasión.

Lama generando Bodichitta

Lama generando Bodichitta

 

Si una persona desea saber si va por buen camino, solo tiene que examinarse a sí mismo y preguntarse:

¿El camino que sigo me coduce al conocimiento de mis debilidades y defectos sin sentirme culpable, me conduce a la ausencia de juicio, condenación y culpabilidad? ¿Me conduce al descubrimiento, reconocimiento y comprensión y al dominio de mis debilidades, a la vez que me conduce a la quietud,  a la pacificación de mi mente y de mis emociones y de todos mis deseos, me conduce a la serenidad? ¿Me conduce a la ausencia de miedo o de cualquier tipo de temor y a la ausencia de ignorancia? ¿Me conduce a la comprensión y a la tolerancia y a la compasión y la misericordia hacia los demás y hacia todas las cosas, sin experimentar ningún tipo de aversión o rechazo o discriminación, me conduce a la neutralidad e imparcialidad, al no juicio, a la no condenación, a la no culpabilidad? ¿Me conduce a la mansedumbre, a un sentimiento de no desear destacar ni llamar la atención en lo más mínimo, a un sentimiento de pasar desapecibido, como si fuésemos totalmetne invisibles e inexistentes, a la ausencia de cualquier deseo de protagonismo? ….

Bien, ¿Existe algún camino o método que pueda permitirnos lograr todo esto, lo conocemos, lo practicamos o solo lo idealizamos y lo leemos en libros? ¿Estamos trabajando realmente en la consecución de esos objetivos? ¿Es posible lograr esos obejtivos con algún tipo de magia borrajia, o con algún sortilegio, o algún rito o con algún tipo de medicina, medicamento o droga milagrosa? ¿Es posible lograr esos objetivos sin hacer absolutamente nada?

Bien, hemos hablado de los preceptos fundamentales del Shila ¿Estamos preparados ahora para continuar, estamos de acuerdo con ellos, comprendemos el sentido común de estos preceptos? ¿Podemos comprender la importancia vital de estos preceptos para poder trascender los sufrimientos y los problemas, podemos comprender su relación con el el origen de nuestros sufrimientos?.

Si es así, iniciaremos una nueva etapa, un nuevo camino. Hablaremos de los métodos que pueden ayudarnos a salir del sufrimiento, daremos pautas que pueden ayudarnos, pero antes, permítanme hacer un último apunte acerca de la fuerza sexual, de la energía del Kundalini.

La serpiente protectora del Buda

El aspecto negativo de la serpiente sexual.

Adán y Eva

Cuando una persona observa los cuatro preceptos fundamentales de Shila (no derramar la energía vital de nuestro semen, no matar, no robar, no mentir), si la persona puede respetar sin problema estos preceptos y además, práctica la meditación, entonces, la fuerza del Kundalini despierta suavemente sin brusquedad y, a medida que el individuo va descubriendo sus miedos y deseos y va purificando sus pensamientos y sus emociones a través de la meditación y se esfuerza en tener un modo correcto de vida, entonces, la Madre serpiente Kundalini va ascendiendo suavemente por los canales centrales de la médula espinal y va despertando la mente del yogui meditador y lo va liberando poco a poco de su mal karma y de sucesivas existencias desafortunadas.

Caduceo de Mercurio

Todo esto sucede sin que el meditador se de cuenta, pero eso es lo que sucede realmente: nuestra serpiente sagrada, nuestra madre interior nos va liberando del sufrimiento, como a un hijo que ha caído lastimado. Ocurre de forma natural, no es necesario provocarlo, simplemente sucede gradualmente, de acuerdo al respecto del Shila y al esfuerzo en la práctica de la meditación. Pero, si los preceptos no se cumplen o se violan en algún momento, nuestra serpiente, nuestra divina Madre Kundalini detiene su ascenso y, si faltamos repetidamente a los preceptos, nuestra serpiente desciende de nuevo a la morada en donde antes estaba adormecida y si continuamos violando los preceptos, entonces la serpiente prosigue hacia abajo y se conecta con planos de energía infradimensionales, de tal forma que vista de forma clarividente, esa serpiente forma una cola, como la cola de un animal. Está cola es la misma con que se representa a los demonios.

cola demonio grecia

Existen otros métodos que pueden despertar voluntaria o involuntariamente nuestra serpiente sexual.

Hoy en día, está muy de moda en Occidente la práctica del Kundalini yoga, así como el sexo yoga. Muchas personas se adentran en estas prácticas sin la adecuada preparación. Más adelante trataremos este tema y daremos algunas pautas acerca del Sexo yoga. El sexo, bien utilizado, es un arma que puede iluminar nuestra mente, pero es necesario conocer adecuadamente esta técnica, sus riesgos. Es una práctica milenaria, que se realizaba en templos destinados par tal fín. Las parejas que estaban adecuadamente preparadas en la  práctica de la meditación, eran introducidos y asesorados por un maestro experimentado.

Tantra sexual

Deidades tántricas conectadas sexualmente

Deidades tántricas conectadas sexualmente

Estos métodos pueden despertar nuestra Madre divina Kundalini de manera brusca, de manera violenta entonces, si no hay Shila, si no hay moralidad, si no hay respeto a los preceptos, está serpiente en vez de subir por la médula espinal, desciende desde el cóxis, que es donde permanece dormida, y luego, se precipita a planos de energía subatómicos o infradimensionales y pone a la mente del individuo en contacto con los aspectos más oscuros y terroríficos de su ego, el mundo tenebroso de los demonios y entonces, el individuo en vez de iluminarse y elevarse, se precipita a un abismo sin retorno y termina volviéndose realmente loco, desarrollando graves problemas psicológicos, o potenciando aquellos que ya tiene sutilmente o potencialmente latentes en su subconsciente.

es

Esto que aquí decimos puede suceder también y, de hecho, sucede, si el ser humano practica el sexo sin control y desarrolla una tremenda lujuria incontrolable y además, toma intoxicantes, drogas, estimulantes, excitantes, alucinógenos, alcohol… No es de extrañar entonces, que cada vez haya más casos de desequilibrios neurológicos en el ser humano. ” Sexo, drogas y rock and roll, fiestas, orgías, películas de terror, pornografía …” Todas estas cosas combinadas pueden despertar esa fuerza latente, que si bien, en el yogui meditador que tiene Shila le puede sanar y liberar, en la persona sin Shila, le puede destruir y hacer bajar a un mundo de mucho sufrimiento.

La locura

La mayoría de las enfermedades psicológicas y los problemas de personalidad, por no decir todos, tienen su origen en problemas de índole sexual, así como traumas originados en la niñez, por supuesto,pero siempre con un trasfondo sexual, que la mayoría de las veces, la persona no es capaz de recordar.

Las personas con problemas psicológicos como la esquizofrenia, el síndrome bipolar, depresiones profundas incurables e, incluso, personas con síndrome de Down, autistas, problemas de timidez profunda… sufrieron durante su gestación y/o en la niñez un trauma sexual o algún trauma de violencia y no lo recuerdan. Con toda probabilidad, sus Padres no tuvieron Shila y no respetaron el feto mientras se gestaba, manteniendo relaciones sexuales brutales, o bien la Madre, estando embarazada, practicó la masturbación o ella sufrió algún trauma de violencia mientras el niño estaba en su vientre.

Esto, así como una posible herencia genética de las enfermedades psicológicas son las causas fundamentales de los problemas psicológicos del individuo humano. Inclusive, algunas taras físicas y deformaciones están relacionadas con estos aspectos, aunque también influyen otros aspectos, como la alimentación y los hábitos insalubres de la madre y del padre que conciben a una ser.

El Pacto Postmortem durante el bardo.

A pesar de todas la razones por las que una persona tenga problemas de índole psicológico o tenga muchos problemas en la vida, debemos de entender que todo se debe a nuestro propio karma,  al fruto de nuestras acciones motivadas por nuestra falta de Shila en el pasado, que nada es fruto de la mala suerte, del infortunio, o de la casualidad. Todo lo que nos sucede, sea bueno o malo, ha tenido una causa, es el fruto de algo que nosotros mismos hemos generado, no es injusto ni injustificado.

También debemos comprender, que aunque no estemos conformes con lo que nos sucede, es totalmente justo y que no es un castigo impuesto por nadie, sino un medio de aprendizaje que nosotros mismos hemos aceptado después de morir y antes de nacer.

Cuando una persona muere, y antes de reincorporarse a una nueva matriz, los seres encargados de guiar a ese persona fallecida, le enseñan todo lo que hizo y todo lo que debe corregir y aprender en su nueva vida. Esta retrospección se le muestra a la persona difunta en forma de película, pero se le despoja del ego para que pueda él mismo aceptar con su propia conciencia los errores que ha cometido y, entonces, se le informa de todo lo que ha de vivir y de todo por lo que ha de pasar y la conciencia acepta sin reparo alguno las condiciones.

Esto significa, que sea lo que sea lo que estemos pasando o viviendo, nosotros lo hemos generado y lo hemos pactado, lo hemos considerado justo y, si existe alguna posibilidad de cambiar las condiciones pactadas, es algo que sólo será posible, si en las cláusulas del pacto se incluyó esta posibilidad, o si hubo atenuantes, o si hubo además de malas acciones y errores, hubo también buenas acciones que puedan canjear o modificar la forma en que quereremos pagar o enmendar nuestro errores. No existe el castigo realmente como tal, sino un modo de aprendizaje basado en la ley de compensación del karma.

El karma puede negociarse, a veces, si la persona se compromete a trabajar haciendo buenas acciones, ayudando a otros, y si se compromete a modificar su comportamiento, purificando su mente, y si se compromete a no reincidir.

Sin embargo, hay casos en los que el karma no se puede cambiar y tenemos que vivir con paciencia y la mayor humildad posible lo que nos ha tocado vivir.

Sin embargo, aún y así, el karma nunca puede durar más allá de lo que hemos pactado, es decir, ningún karma puede durar eternamente y tarde o temprano, sino es en esta vida al menos sí en las siguientes, el karma será diferente, no existe una condenación o castigo eterno para nadie. Es necesario dejar bien claro esto.

En el caso de enfermedades de tipo psicológico, o de algunas enfermedades físicas, bajo determinadas métodos, aún y cuando la persona no pueda practicar la meditación, existen medios para purificar ciertos tipos de karmas y mejorar el estado de salud de muchas personas afligidas por algún tipo de enfermedad.

Si esa persona tiene algún mérito de alguna obra buena acumulada en el pasado, puede ser suficiente para que esa persona tenga una oportunidad y, siguiendo las directrices de un maestro cualificado, podría ser ayudado.

Recordemos, que nadie es o ha sido siempre malo, ni es ni ha sido siempre bueno.

No todas las semillas que hemos sembrado en nuestro pasado son semillas malas, es muy probable que haya alguna que otra buena y esa semilla tendrá que dar sus frutos, lo mismo que  han dado fruto o están dando fruto las malas, en nuestro actual presente.

Y de la misma manera, no todas las semillas que hemos sembrado en el pasado son semillas buenas y por ello, nunca estaremos totalmente libres de pasar por algún tipo de experiencia o experiencias no deseables. 

Esto también debemos de tenerlo en cuenta, especialmente aquellos que sienten que nada malo puede sucederles en la vida y se sienten dichosos y agradecidos a su Dios o al destino por su contínua y buena fortuna y se  permiten el lujo de olvidarse de ayudar a otros.¡Un tremendo y grave error!

Bueno, más adelante trataré de publicar un nuevo artículo en el que trataremos de ciertas prácticas  muy poderosas, que pueden ayudar a muchas personas a apaciguar cierto tipo de obsesiones y compulsiones mentales y emocionales, originadas por la acumulación de muchas impurezas en la mente durante el pasado y que inducen a la violación del shila, a la falta de moralidad y que incapacitan a dichas personas a llevar una vida normal.

Cuando una persona ha generado mucha inmoralidad, hasta tal punto que no puede contenerse de hacer cosas que no desea hacer, que le hacen daño a sí mismo o hacen daño a otros y no es capaz de evitarlo, se sufre mucho.

A este tipo de personas se les puede ayudar, pero sólo a aquellas que se dan cuenta de que tienen un grave problema, una obsesión, una compulsión, una adicción o algún estado emocional obsesivo de odio, miedo, desesperación, aversión, deseo, lujuria y no saben como salir de ello, aún y deseándolo. 

Con voluntad y esfuerzo y lucha, es posible salir o atenuar en gran manera estos estados mentales y emocionales obsesivos, si la persona realmente está dispuesta a seguir las recomendaciones que se le hagan.

De momento, Continúa en el post titulado “El ejemplo de la Naturaleza”

Seoan Judith Nath(Manuel Vázquez)

Anuncios

Acerca de Seoan Judith Nath

Seoan Judith es escritor y practicante de meditación. ¡Escríbenos y participa con nosotros! "elreikisana@gmail.com"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s